+436509272992

Contacts

Europa World-Trends

Address: Italy, Spain, Portugal, Germany, Austria, Switzerland, France, Britain, Hungary, Bulgaria, Romania ...

Opening hours: around the clock 

Mexico
  • Hits
  • Morocco
  • Peru
  • Nigeria
  • United Kingdom
  • Mexico
  • Hungary
  • Greece
  • Czech Republic
  • Netherlands
  • Denmark
  • Norway
  • Albania
  • India
  • Argentina
  • Все группы товаров

Comprar ALCOTOX en la web official de México

  • Information
Check the price
In stock
Description
-70%

Comprar ALCOTOX en la web official de México
ALCOTOX comprar en la web official de México

Sitio oficial ALCOTOX, comprar de México,Original
ALCOTOX Sitio oficial en México 
ALCOTOX en México: comprar en la web official 
ALCOTOX Sitio oficial, comprar de México,Original

Cómo contraje el alcoholismo y pude curarme
AUTOR-COLUMNISTA GEORGY KONYAEV | 19.04.2021
Uno Repentino enamoramiento de pronto se convirtió en una tragedia. La causa de todo fue la bebida. In vino veritas, decían los romanos. Lo que significa: la verdad está en la culpa. Yo encontré mi desgracia en mi culpa. Ahora solo me queda recordar esta historia, contarles y sacar conclusiones. Y agradecer al Señor que he podido encontrar una solución y escapar de los brazos deesa víbora.

Recuerdo nuestra penúltima noche. Mi novia estaba a mi lado, acurrucada contra mí, mientras yo quería escapar. Ahí entendí que todo había terminado entre nosotros. Era otra noche de borrachera. Como siempre, mezclamos de todo: había coñac caro, un vermut rojo de origen incomprensible y barato. Todo lo mezclamos y se formó un olor feo a humo, envenenando el aire de la recamara y nuestra relación.

Nos conocimos por casualidad, en Año nuevo. Siempre he creído en los milagros de año nuevo y lo vi como un buen presagio. No pude haber previsto que el destino me pondría un caballo de Troya bajo el árbol de Navidad en forma de alcoholismo,

la Soledad ya se había vuelto crónica para entonces. Me retiré por completo del trabajo y mi vida se convirtió en un día de la marmota, hogar, oficina, hogar, en ocasiones viajes de negocios mensuales a otras ciudades. Todo esto se parecía a un ciclo interminable de pruebas de resistencia, en el que, como hombre, y en general, como persona, simplemente no recibía ni una gota de cuidado.

Mi relación anterior duró varios años, pero terminamos. Entonces enterré mi amor, ya no recordaba ni lloraba. Continué viviendo al ritmo habitual hasta que conocí a una morena sonriente de piernas largas en una fiesta. Se llamaba Luisa y era tres años mayor que yo, lo que aumentó aún más mi interés. Inmediatamente tuvimos una conversación y sentimos una simpatía mutua. Después de un par de meses, comenzamos a vivir juntos.

al principio no le di importancia a sus adicciones. Nuestros paseos sin duda iban acompañados por una cerveza en un rincón del parque. Bebía tres latas, una tras otra. Bebí con ella, al mismo nivel. Y me pareció completamente normal, así te sientes en al comenzar cualquier relación.

Cuando empezamos a vivir juntos, no se acabó el viaje por el mundo del alcohol. El círculo vicioso continuó, pero de una manera nueva: cada noche escuchas las siguientes frases: Cariño, compra, por favor, vino. tinto Cariño, ¿tal vez una cerveza? Bebé, toma algo fuertecito.

Pasábamos todas las noches sin descanso con una copa y la mañana siempre era desagradable; el dolor de cabeza, las náuseas, y lagunas se volvieron es mis acompañantes. Un puñado de pastillas para la cabeza, las náuseas y el vértigo no ayudaban con el sentimiento de vergüenza y culpa. Ya lo estaba apagando con otra dosis de alcohol. Y mi amiga arreglaba mal humor con otro trago.

esta situación comenzó a estresarme mucho. Dos posiciones opuestas luchaban en mi cabeza: tenemos que hablar y vamos, pasará, esto es temporal. Elegí la primera. No recuerdo exactamente cómo comencé, pero, según recuerdo, fue así:

- Lu, vamos a beber menos? - le dije.

Lo que siguió fue un gran escándalo. ¡Nunca me han llamado alcohólica en mi vida!, gritaba y le golpeaba a las cosas Luisa. Aunque nunca dije esa palabra. Ella se negó a comprometerse, argumentando que: Soy una persona adulta y, como todos los adultos, tengo mis propias necesidades. Tengo derecho a permitirme relajarme como mejor me parezca. Para ser honesto, tenía que haber empacado mis cosas y haberme ido en ese momento. Pero terminar siempre es más difícil que comenzar. Traté de tener más conversaciones como ella varias veces, pero siempre terminaba todo en peleas.

- ¿Cómo podría vivir contigo sin alcohol? No hay nada de qué hablar contigo–, decía mientras sostenía una Copa en sus manos.